Zeppelean Blog
Gestionar talento es difícil. Hacerlo crecer es un reto. Queremos ayudarte a hacer las dos cosas.
Aquí tienes a tu disposición una serie de artículos y guías para que tu talento se eleven hasta las nubes.
Cómo mejorar el feedback en equipos en remoto. Guía y herramientas
por Jaime Grau
Nos guste o no, la nueva normalidad pasa por el teletrabajo. Aunque sea de forma parcial. La pandemia mundial ha hecho que la digitalización haya avanzado en meses lo que no había avanzado en años, especialmente en las empresas con una mentalidad más tradicional. Pero la tecnología es solo la punta del iceberg. La nueva normalidad también requiere una nueva gestión de equipos y personas, y no todos los jefes están preparados para ser líderes en la distancia. Pero como dijo Joseph Campbell en El Poder del Mito, el laberinto ya está recorrido de principio a fin, solo tenemos que seguir los pasos del héroe. Solo tenemos que fijarnos en los demás para saber como mejorar el feedback en equipos en remoto. Esto es lo que vamos a tratar hoy en este artículo.  ¿Qué es el feedback y porqué es importante en equipos en remoto? El feedback es cualquier información o dato que un elemento concreto nos devuelve para saber si nuestras decisiones y acciones están siendo correctas o no, y para reducir nuestro nivel de incertidumbre.   Voy a poner un ejemplo muy sencillo que todos entenderemos: tus fotos de Instagram. Cuando subimos una foto a nuestro feed de Instagram, todos nuestros contactos tienen la posibilidad de darle un “me gusta” o de dejarnos un comentario. Aunque para gustos, los colores, la tendencia general es creer que cuanto más “me gustas” tengamos o cuantos más comentarios nos dejen, tendemos a pensar que esa foto es mejor. Si una de nuestras fotos tiene 50 me gusta y otra tiene 200 me gustas, quizá empezaremos a subir más fotos similares a las que tienen 200 me gustas, y menos de las que tienen 50. El feedback recibido nos ayuda a orientar nuestras acciones. Un ejemplo más claro lo encontramos en cualquier videojuego. Por ejemplo, en Super Mario, cuando cogemos una moneda nos da puntos y escuchamos un sonido agradable. Pero cuando nos topamos con un enemigo por la derecha o por la izquierda, este nos mata. El juego no está dando feedback: nos premia con las acciones positivas (coger monedas) y nos castiga con las acciones negativas (chocar con un enemigo). Por lo tanto, el feedback es cualquier dato que nos da más información sobre las acciones que estamos llevando a cabo. Y de hecho, la falta de feedback nos frustra hasta puntos insospechables. ¿Alguna vez habéis rellenado un formulario online, y tras darle a “enviar” no ha aparecido ningún mensaje avisándote de que la información se ha enviado correctamente? No nos queda claro si se ha enviado, si ha ocurrido un error… esto ocurre por falta de feedback. ¿O alguna vez has estado haciendo cola y no sabes cuánto tiempo falta hasta que sea tu turno? Otro ejemplo de frustración por falta de feedback. Puede que te interese: Quiero evaluar las competencias de mis empleados con un juego. ¿Qué opciones tengo? Puede que te interese: 61 competencias que las empresas digitales miden y fomentan entre sus empleados Pues ahora viene la parte más preocupante. El feedback en los puestos de trabajo tiende a ser nulo. Y esto afecta muy negativamente a la motivación de los empleados (y al margen de beneficios de la empresa, aunque esto se note menos). De hecho el 79% de los empleados que abandonan una empresa lo hacen porque sienten que no se les reconoce su esfuerzo y su trabajo. Es decir, abandonan por falta de feedback. Esta es una de las frases que más estoy acostumbrado a escuchar. “Me voy porque no me siento valorado”. Ni es por el dinero ni por conflictos con compañeros o jefes. Simplemente porque no se sienten valorados.  Por lo tanto la falta de feedback provoca tres consecuencias negativas: Que los empleados no se sientan valorados y quieran irseQue los empleados bajen su rendimiento o el mimo y detalle que le ponen a su trabajo, porque si no existe una diferencia entre hacer un trabajo de 5 y uno de 10, hago el trabajo mínimo para que no me despidan.Que los empleados no encuentren sus áreas de mejora, porque nadie les está diciendo qué aspectos deben mejorar (que no todo el feedback deben de ser aplausos, también sirve para detectar aspectos a mejorar y trabajar). Si esto ya era preocupante antes, la situación empeora con la llegada del teletrabajo. Porque de repente se crea una burbuja alrededor del empleado, su contexto fisico que al fin y al cabo algo de infrmación y feedback sí le daba, desaparece. Está todavía más aislado, su comunicación empeora. Quizá antes aún podía captar algo de feedback de refilón y por casualidad, o en los momentos donde era imprescindible recibirlo. Pero eliminando todo su contexto el feedback todavía se reduce más. Esto hace que aumente la sensación de abandono en el empleado.  ¿Cómo mejorar el feedback en equipos en remoto? Automatizándolo Vamos a ser realistas. La ausencia de feedback en el puesto de trabajo no ocurre porque los jefes sean unos villanos malvados que se niegan a reconocer los esfuerzos de sus trabajadores. Los jefes no están sentados en un sillón de cuero sujetando una copa mientras ríen de forma maligna por no dar feedback a sus empleados. Los líderes de equipo y los jefes tienen una gran presión sobre sus hombros para alcanzar determinados objetivos y resultados. Y la prioridad del día a día la acaban poniendo dónde se juegan su puesto y su sueldo. Por lo tanto, reconocer el esfuerzo de los empleados acaba siendo lo último de la lista de tareas, este último ítem que a veces ni se lleva a cabo porque en un día normal ni siquiera terminamos las primeras tareas de la lista. Y todo este contexto se intensifica cuando además deben lidiar con un escenario totalmente nuevo, como es el teletrabajo. Hasta que uno se acostumbra a la nueva normalidad va muy a ciegas y haciendo lo que puede. Pero que no tengamos tiempo o que esté justificado que no podamos dar feedback, no va a evitar sufrir las devastadoras consecuencias de no darlo. El truco por lo tanto está en automatizar lo máximo posible ese feedback. Si podemos automatizar el feedback de los pequeños logros del día a día, ya tenemos el 70% del trabajo hecho. Y el resto del feedback ya lo damos de forma personal, pero con un gran trabajo hecho detrás. Para ello, para automatizar ese feedback tenemos dos trucos: primero, el uso de elementos de gamificación. El segundo, el uso de una herramienta digital que nos facilite lo máximo posible dar ese feedback. Mejorar el feedback en equipos en remoto con gamificación Antes hemos puesto un ejemplo de un videojuego para explicar qué es el feedback. Y es que los videojuegos enganchan tanto porque tienen feedback automático e instantáneo. No hay nada que no hagas en el juego que no tenga feedback. Por lo tanto, podemos aprender de los juegos y ofrecer una experiencia similar en el mundo de la empresa. A esto se le llama gamificación. La gamificación consiste en añadir elementos de juegos en ámbitos no lúdicos, como la empresa. Utilizando una herramienta digital gamificada (como Zeppelean) los empleados pueden recibir recompensas virtuales por completar tareas o obtener buenos resultados. ¡Estas recompensas virtuales también funcionan como feedback! Son un premio por un trabajo bien hecho. Esta es una forma genial de automatizar el feedback de empleados. Herramientas de feedback para equipos en remoto Zeppelean: Zeppelean es una herramienta que convierte el feedback continuo en un juego de coleccionar cromos. Desde Zeppelean asignas competencias (o elementos de cultura empresarial, o cualquier item del que quieras dar feedback) que quieres evaluar en empleados, y estableces una frecuencia (semanal, mensual…). Las evaluaciones se hacen en uno o dos minutos, y los empleados las reciben de forma automática. Además si los empleados necesitan mejorar en alguna competencia, o quieres formar hábitos positivos, puedes crear tareas. Los empleados ganan recompensas virtuales por superar esas tareas. Estas recompensas sirven como feedback automático. Superar tareas y recibir buenas evaluaciones permite que los empleados completen su álbum de cromos. Porque si convertimos el proceso en un juego, la experiencia mejora mucho más. Aquí podéis encontrar un caso de éxito. Y todo se puede realizar estés donde estés. Por lo tanto es perfecto para equipos que están ubicados en la misma oficina o puesto de trabajo, o para equipos en remoto.  Tinypulse Tinypulse nos permite crear encuestas de satisfacción y clima laboral para medir el bienestar de nuestros empleados. Un ejemplo de pregunta que podemos crear es “En una escala del 1 al 10, ¿cómo de contento estás con tu trabajo?” 6Q 6Q tiene una propuesta de valor muy interesante: encuestas formadas solo por 6 preguntas (de ahí su nombre, “6 Questions”.). Además las preguntas las escoges de una librería de 200 preguntas ya preparadas por expertos. Eso sí, en inglés Roundpeg Roundpegg es una herramienta para recibir feedback en 8 áreas distintas, como expectativas cumplidas, desarrollo profesional, confianza… Lo mejor de la herramienta es que según los resultados obtenidos, la propia herramienta te da consejos y pistas para mejorar esos resultados. Si queréis encontrar más herramientas, en esta lista tenéis 11 herramientas para dar o recibir feedback de empleados y cuidar tu talento.  Y hasta aquí la guía para mejorar el feedback en equipos en remoto. Como veis, un pequeño gesto puede tener consecuencias drásticas en tu empresa. ¿Estás listo para sacar lo máximo de tus empleados con la fuerza del feedback y la gamificación? Puede que te interese: Quiero evaluar las competencias de mis empleados con un juego. ¿Qué opciones tengo? Puede que te interese: 61 competencias que las empresas digitales miden y fomentan entre sus empleados
por Jaime Grau