Zeppelean Blog
Gestionar talento es difícil. Hacerlo crecer es un reto. Queremos ayudarte a hacer las dos cosas.
Aquí tienes a tu disposición una serie de artículos y guías para que tu talento se eleven hasta las nubes.
¿Solo ves empleados desmotivados a tu alrededor? Estas son las causas
por Jaime Grau
Si alguien puede elegir entre hacer un trabajo mediocre y uno excelente, ¿por qué escogería realizar un trabajo mediocre? Pues por muchas razones. Está claro que todos tenemos dias malos, días regulares, y días buenos. Pero cuando la tendencia general en nuestro equipo o en gran parte de nuestro equipo es que todos realizan un trabajo mediocre, siempre hay caras largas, y la gente está desanimada, puede que tengamos un problema de desmotivación. Vamos a ver cuales son las posibles causas de la desmotivación en tu empresa. Causa de desmotivación 1: Sentimiento de irrelevancia Si un empleado tiene la sensación de que su trabajo no importa o de que su trabajo pasa desapercibido, acabará haciendo un trabajo mediocre. Cuando este empleado perciba que no existe una diferencia entre hacer un trabajo de 5 y uno de 10, acabará optando por el trabajo de 5 para optimizar sus recursos.  Esto se soluciona de dos formas. La primera, hacerle ver al empleado la importancia de su trabajo. Cómo él es un órgano importantísimo dentro de todo el ser vivo que es la empresa. La segunda, mejorando el feedback. Aquí tenéis un artículo sobre cómo crear una cultura de feedback en la empresa en 4 pasos.   El 78 % de los empleados que abandonan su puesto de trabajo y su organización lo hacen porque se sienten poco valorados. Por lo tanto, es lógico que un trabajador que empezó con ganas y energía pierda el interés por desempeñar bien su trabajo con el tiempo si ve que nadie aprecia sus esfuerzos. Zeppelean es una herramienta que potencia el feedback y además lo hace con elementos de juego. Los líderes dan de alta una serie de competencias y comportamientos que evaluar. Estas evaluaciones se pueden hacer en cascada (de arriba a abajo), horizontales (entre compañeros) y de abajo a arriba, porque los líderes también deben recibir feedback de sus empleados. Una vez programadas las competencias y la frecuencia, automáticamente los empleados reciben las evaluaciones para rellenar, y pueden comprobar en su cuadro de mandos las evaluaciones que recibe. Lo interesante es que todo parece un juego, de esta forma amenizamos algo que puede ser violento, como la evaluación. Los empleados deben coleccionar un álbum de cromos, y la forma de hacerlo es hacer evaluaciones y recibir evaluaciones positivas. Podéis aprender más sobre Zeppelean aquí. Causa de desmotivación 2: Falta de expectativas y objetivos mal definidos Puede sonar absurdísimo. ¿Pero quizá tus empleados parecen desmotivados símplemente porque no saben lo que esperas de ellos? Dicho de otra manera. ¿Puede que creas que hagan un trabajo mediocre porque no te has parado a decirles donde está el nivel de excelencia? No podemos dar por hecho qué nuestro equipo sepa que esperamos de ellos. Puede que esa desmotivación simplemente sea que están dedicando tiempo, recursos y esfuerzos en algo que no te está aportando valor. Por lo tanto, que realmente no estén desmotivados, simplemente confusos. O puede que al principio estaban solo confusos y por esa falta de aprecio y de feedback sí acaben desmotivados (como hemos indicado en el punto anterior). Causa de desmotivación 3: Falta de liderazgo ¿Nunca habéis escuchado eso de que “un empleado no deja una empresa, deja a un jefe”? No creo que se aplique al 100% de los casos, pero es un buen ejemplo de una de las causas de desmotivación en la empresa: la falta de un buen liderazgo. Un buen líder puede hacer maravillas con la motivación de un equipo. Un mal líder también puede aniquilarlas. Y muchas veces pecamos de ascender a posiciones de responsabilidad a empleados muy buenos en su materia pero con pocas habilidades para liderar, pensando que las habilidades de su día a día van a ser suficientes para gestionar el equipo y mantener el ánimo alto.  O nos pensamos muy bien a quien ascendemos olvidándonos de esa falacia de “el más veterano es el que mejor hará de jefe”, o formamos a los líderes en aquellas habilidades que van a necesitar para mantener altos los ánimos del equipo. Pero si tomamos decisiones irresponsables luego no nos llevemos las manos  a la cabeza.  Causa de desmotivación 4: Poca sensación de progreso Esta causa de desmotivación en la empresa es bastante común entre mandos intermedios. Quedarse estancado cuando otras personas de tu alrededor sí prosperan puede ser también frustrante. La empresa debería ayudar a progresar a aquellos que tengan aspiraciones dentro de la organización. A este perfil se le conoce como los “intraemprendedores”. Puede darse el caso de que esa persona no perciba su progreso porque los procesos en las empresas tienden a ser lentos, también es un acierto hacerle ver al trabajador como cada vez está más cerca de su meta individual. Seguro que sentarnos con él y plantear un plan de carrera profesional dentro de la empresa lo mantiene motivado a largo plazo. La gamificación también puede ayudar en este aspecto ya que hace que este progreso sea más palpable. Por ejemplo, hemos realizado proyectos donde avanzar en un proyecto hacía crecer una ciudad.  De nuevo aquí Zeppelean puede ser un chute de motivación, ya que tu progreso en las evaluaciones queda reflejado en tu dashboard individual y en tu colección de cromos. Y hacer visible y tangible esa progresión nos llena de satisfacción y motivación.  En conclusión, si percibes que tus empleados han perdido el entusiasmo por su día a día laboral, plantéate renovar tu sistema de motivación dentro de la empresa por uno que incluya feedback, objetivos, progreso y retos. Puede que te interese: Quiero evaluar las competencias de mis empleados con un juego. ¿Qué opciones tengo? Puede que te interese: 61 competencias que las empresas digitales miden y fomentan entre sus empleados Puede que te interese: ¿Qué competencias miden y fomentan en los empleados de Google, Apple y Amazon?
por Jaime Grau
por Jaime Grau
por Jaime Grau
por Jaime Grau